SOMOS SILENCIO

Escucho el silencio que entre murmullos me habla de ti…
y de aquel encuentro que nos unió al azar...
y me aislo  para recordar aquella tarde tranquila y serena 
donde rociaste una estela de amor y ternura sobre mí
.

Observo  callada como se reflejan  las luces del puerto,
 hechizada por ese mar que permanece impasible mirándonos,
diviso los últimos rayos de sol perdiéndose en la lejanía
y noto como la  suave brisa acaricia mi pelo,
intuyo  tus ojos, limpios, sinceros… y entre caricias…
nuestros sentidos se tropiezan en el edén de una mirada esquiva...
nuestras voces forman remolinos de susurros con el viento...
y nos sumergimos como gotas de agua en un charco, sin prisa…
para vivir esa magia que nos secuestra y nos desliza
hasta el roce de tu suave beso sobre mis mejillas.

Somos silencio... nuestro lenguaje se llena con palabras de amor...
para hacer
del universo cuajado de estrellas nuestra alianza.

Pudimos mitigar el rugir del mar para hacer de él un leve rumor
y poder sentir en un suspiro el hilo de la esperanza.

Frente a ti y sin decir nada ahogo mis preguntas…
que van muriendo angustiadas  en mi garganta con miedo
Amor… ¿dónde estabas cuando tantas noches te lloré en silencio?
¿Dónde… cuando ansiaba morir  envuelta en unos brazos?
Y… cuando la fría soledad se metía entre mis venas como hielo.

Si supieras cuanto anhelé ese amor que se siente sin palabras…
ese suave roce latente de las palmas de unas manos…
ese fuego encendido y sigiloso entre dos almas…
ese temblor apacible y delicado de un cuerpo enamorado...
o el deleite de ese beso de amor en la comisura de mis labios.

¿Por qué no me buscaste, si estuve esperándote toda la vida?
!Y...ahora que ya es tarde, la recorres... como delicada  brisa!

Estoy, diluida en llanto volando hasta ti silenciosa,
mitigando el dolor y la pena que me produce tu ausencia,
 cobijada  por la penumbra de la noche, buscándote entre mis sueños...
reprochándome la nostalgia por no poder volar hasta ti ansiosa...
para traerte hasta mí y así amarnos en ese rincón sólo nuestro,
aquel donde solo habla el silencio acariciando mi rostro
murmurándome, ¡estoy aquí amor, estamos juntos, unidos, abrazados...!
siente cautivos los latidos de nuestros corazones,   
fundidos por unos lazos donde solo tú y yo somos sus dueños.

!Porque me das paz, yo te amo... latido de mi silencio!

LOREA