!!SEAMOS...

¿Por qué apartas tus ojos de los míos?

Deja pasar la claridad y entra sin temor en el rincón de mi alma solo tuya.

!Amor! ¿estás triste? !mírame! no contengas tus palabras
no dejes que la tristeza apague y cierre el cielo de tu mirada.
¿No ves que la noche es nuestra?... !estamos solos bajo las estrellas!
que nada extinga lo que sentimos… callemos nuestra vida pasada…
dejemos que se evapore el futuro, seamos silencio… reposo… pausa…
quedémonos en el hoy… donde  sólo somos dos vidas cruzadas,
que sin buscarse se hallaron, sólo dos historias  ligadas.

Seamos sueño, ilusión, vida, fuego… en este viaje sin destino…
para vivir este instante desde lo más profundo,
sabiendo que no existe el mañana… esta noche estaremos juntos.
¡Abrázame!... siente mi respiración junto al latir de tu corazón…
¡no me sueltes! no renunciaré a quererte, aun sabiendo que voy a perderte.
Seamos mar, bruma para fundirmos y alzarnos sobre el horizonte
que la brisa nos eleve y nos meza al compás de nuestro amor.

Borremos el pasado, las dudas, esta noche no hay leyes que acatar…
seamos sólo gotas sumergidas en aguas cuajadas de coral...
seamos incesante lluvia vertiéndose en un manantial
mezclándose entre la tierra para llenarla de humedad.

Quiero volverme viento para poderte entre mis brazos mimar …
silencio bajo tus sábanas, para escucharte respirar...
seamos aurora, ocaso todo aquello que nos haga estremecer
quiero entre caricias dibujarte besos sobre tus labios de cristal
llenarte de rocío con sabor a sal cada mañana al despertar...
para diluir la culpa, la pena y el dolor volviendo a  renacer.

Seamos minutos, horas, tiempo haciendo este encuentro eterno…
seamos vela, mástil, timón y que nos arrastre el viento…
nada temo, bajo esa  paz infinita que me ofrece tu calma.
Acércame a ti, préndete de mis manos, siente su calor, su llama.
roza mis ojos como soplo de mar… besa mis labios con sabor a sal.
prívame del ropaje, para que bajo tu cuerpo se haga océano  mi alma…
dejando que mi cabeza se acomode sobre tu pecho oyendo tu corazón
fascinada  por las cosas hermosas que me regalas con tu amor…

Pero… cuando bajo la oscuridad de la noche te envuelva la soledad
no me añores… estaré cada segundo en los poros de tu piel, 
no podrás olvidarme, pero extráñame sin melancolía,
que no te duela, no hagas que mi amor sea una herida.

Seré ráfaga para acariciar tu lecho… silencio, para velar tus sueños
lágrima para mojar tu rostro, cal y arena sobre tus labios...
seré pétalo de rosa sobre tu almohada inpregnándola con mi aroma,
seré el  agua fresca entre tus manos cada mañana sobre tu cara
búscame entre los recuerdos de donde tú y yo somos dueños.

!Miro tus ojos fundidos en los mios y encuentro la razón para amarte!
No te apenes ¡amor! seamos tarde,
hagamos este momento interminable,
!Prométeme,  que nadie conseguirá  robarnos el cielo para poder recordarnos!

¡Renaceré en cada despertar para ser parte de ti y llenar tu soledad!

(Lorea)