NO ESTÁS SOLA...

Hacía tiempo que tenía algo empezado para ti ¡Amiga mía! pero tendrás que esperar tu  momento, ahora ha surgido una persona infinitamente más importante que tú y que merece mi atención, me necesita de verdad y quiero estar aquí para ella, no dudes que tú tendrás tu sitio en mi página, y no omitiré nada, por medio de mis letras hechas texto te haré saber  todo lo que me diste, te sorprenderás, estoy segura, sé que no era esa tu intención, nunca das nada gratuitamente, pero ya ves… lo hiciste, aunque pagué el precio durante un tiempo de sentirme lo peor, pero... ¿sabes lo mejor?... qué ya nada me une a tí porqué apenas recuerdo qué un día estubiste, no me inspiras nada más que una innegable decepción, asi que nada tendré que pagarte aunque tenga tanto que agradecerte, sólo espero que algún día podamos mirarnos de frente, te aseguro que la próxima vez no bajaré la mirada, ¿podrás tú sostener la mía?

¿Os habéis parado a pensar cuantos amigos de verdad comparten vuestras vidas?
a cuántos conocéis, en cuántos confiáis, cuántos os confían sus cosas personales... o mejor dicho, ¿cuántos de esos “amigos” que toman café o salen de copas con vosotros, ante situaciones difíciles, estarían a vuestro lado? Os sorprenderíais.

Seguramente muchos menos de los que tenéis en mente, es increíble, brotan como las setas cuando ven que se puede sacar algo o colgarse una medalla, para después...
Y qué me decís de los que te dan la típica palmadita para hacerte sentir que están ahí, y cuando les entregas tu confianza, les abres las páginas rotas de tu corazón, y les extiendes tus brazos para llenarlos de esperanzas... ves como se dan la vuelta, y sientes esa sensación de amargura, de tristeza. Qué sencillo les resulta a muchos de ellos mentir o mejor dicho fingir, cuánto daño gratuito, cuántas palabras vanas. Es penoso darte cuenta de que sólo buscaban un beneficio propio, que fácil jactarse y llenarse la boca con la palabra ¡Amigo! ¡Amiga! Y que difícil es sentir y demostrar que ese sentimiento es sincero y que se da sin esperar… ¿porque de eso se trata no?
¿La palabra AMISTAD no significa entrega?... qué fraude a veces…

Casi todos vosotros habéis ido llegando a mi vida como un regalo. Es increíble, me conocéis y conozco más de algunos de los que compartís conmigo este mundo de palabras que de  muchos a los que he mirado a los ojos... o me hicieron promesas basadas en un sentimiento que era tan falso como sus muestras de aprecio, a vuestro lado he ido llenando capítulos que jamás pensé podría escribir en el libro de mi vida, he notado el calor, el apoyo, el cariño, el respeto y la comprensión que no conocía en mi entorno, me he sentido arropada, protegida, me habéis hecho creer en mí, algo que había permanecido al margen desde hacia mucho tiempo, habéis inundado mi rincón de primaveras, de una fragancía especial, esa que entra en mi alma cada vez que abro las puertas de esta página y dejo correr la brisa que desprende... Es una emoción difífil de describir, incluso para mí que decís que lo hago tan bien, por eso... una vez más quería daros las gracias, por haber hecho que cada uno de vosotros tenga ya un lugar en mi casa y en mi vida.

Hace un par de días recibí un mail que os adosaré para que podáis leerlo, frases entrecortadas por la pena, el sufrimiento sostenido, y una inmensa soledad, la misma que un día formó parte de mi piel, un grito en medio de la nada esperando al menos ser escuchado, un… ¡Ayúdame por favor!, !Necesito que me escuches!, !Sé que puedes entenderme! Lo leí varias veces y pude sentir todo aquel cúmulo de emociones, aquella amargura, aquel sentimiento aislado para el resto del mundo pero tan profundo en su alma, me sentí dividida en dos, por un lado infinitamente pequeña, se oprimió mi pecho, se bloqueó mi garganta, me metí en su piel y una vez esa ¡Empatía maldita! ¿o bendita? me cargó de pesadumbre, de una melancolía infinita al no poder hacer nada, sólo sentir su dolor para expresarlo,  en contrapartida esa otra mitad ha sentido algo mágico, un placer inmenso por haber logrado superar casi todo ese vacío que fue tan mío, por eso hoy he querido ser tu voz, amiga mía, porque puedo entenderte, puedo sentirte, y quiero decirte que no estás sola, estamos lejos si, pero hay distancias muy cortas.

Hazme un pequeño favor, lee atentamente lo que has escrito y dime...
¿Aún sigues pensando que no sabes expresarte?...
Porque estoy segura que no soy la única que te ha escuchado y entendido.

!Un beso de corazón!
(Lorea)

!Es lo que siento!

Querida amiga Lorea, me dices que escriba lo que siento, en el momento que lo sienta,
y aunque no encuentres coherencia en mi escrito es lo único que puedo escribir.

Leo tu página, pero realmente no sé ni como dejar un saludo, sólo puedo decirte que todas las personas que escriben en ella pueden dejar su sentir en las letras, amiga, que difícil se me hace, leo una y otra vez, todo es tan... cómo explicarlo…es lo que yo siento en mi interior y no puedo expresar, todas esas letras las hago mías cada vez que las leo por que las siento como si fueran mías, pero sé que nunca podría expresarlas.

Me siento… cómo me siento si no puedo escribir mis sentimientos… si no sé ponerle letras a lo que abrigo en mi interior, algunas veces es rabia, rabia  por no dejar que fluyan mis sentimientos, me doy cuenta que realmente toda mi vida los he ocultado tratando de que a las personas que más quería no lo supieran.

Cómo decir lo que una persona siente cuando el alma se le congela, cuando no ha tenido vivencias, cuando su vida es sólo sobrevivir. Cómo  ponerle letras a las lágrimas, cómo al nudo que se siente en la garganta, cómo al temor por los seres queridos y no poder expresarlo, ocultarlo, rezar sin tener fe y luchar… pero ¿por qué? ¿para qué?.

Mi vida se ha convertido en un gran vacío, sólo ir y venir del trabajo a casa sin tener cerca a quien querer, a quien demostrar lo que es amor, habré sentido ese amor del que todos hablan, quizás,  pero ya no quiero ni soñar, me hago la fuerte, sonrío, vivo cantando mientras se desgarra todo en mi interior, dudo en que dirección seguir.

¿Luchar? para qué ¿por quien? ¿ para sentirme bien? Ya no espero nada de nadie,
sólo pido alguna muestra de cariño sin que esconda algo de interés, cómo duele sentirse utilizada cuando has confiado en alguien, cuando descubres que sólo era por y para sacar algo… No, realmente no conozco ese amor desinteresado, ese amor sincero que se da sin esperar nada... amiga, tú quizás sepas cómo encauzar lo que escribo, nada en común con los escritos de tu página tan bien expresados.

Sólo he seguido tu consejo y he escrito lo que he sentido en este momento.
Como dice la canción... ¡Tengo triste el corazón y pena en el alma!
pero canto cuando me levanto y nadie nota esta tristeza.

( Sólo tu amiga )