VOLANDO LIBRE


Despliego  mis alas batiéndolas en la ventisca de la vida...
Hoy quebradas  por el roce de mi existencia
Desfondadas y frágiles casi sin empuje
Dejándose llevar por la supervivencia
Arrastrándose por las corrientes que las balancean
Meciéndose  al compás, sin oponer resistencia,  
yaciendo entre las nubes de algodón que hay sobre ellas.

Mis plumas están ajadas, yertas, sin brillo casi opacas...
Añoran el color y el resplandor del que un día fueran vestidas
Con aquél matiz que las hacía inocentes,
puras, sublimes deseables en la colección mas preciada...
y que fueron atadas, casi arrancadas por las manos del amor
aquél amor que no supo aceptar todo su valor
y la protegió hasta que la asfixió !que error!
pobre cazador, tu palomita por fín voló.

Surca el espacio dibujando aureolas sobre el cielo azúl
sin rumbo fijo, las lagrimas le impiden ver el sol
pero va sintiendo la claridad que casi la ciega
ella no se rinde y aletea hasta quedar exausta...
sus penachos van siendo arropados por el calor
y esa sensación la hace fuerte, percibe con gozo
como en cada aleteo renazce, resurje con autentica pasión.

Advierte la inmensidad de ese paisaje
huele el perfume de la brisa que antes no notaba
y se impregno de la de libertad de su decisión...
quiere avistar todo  lo que se extiende sobre ella
pero el miedo a lo desconocido la atenaza, !será un sueño quizás!
no se le permitió volar sola, !y se equivocó de dirección...!
Agita de nuevo sua alas con desesperación sabe...
que en el coraje de su vuelo está su salvación.

¡No te rindas! mira a tu alrededor no eres palomita ya,
 conseguiste ser el mas hermoso águila real

Abro mis ojos, despacio, lentamente con temor...
miro en torno a mí, una cortina húmeda los nubla
no hay nada de lo que recordaba, de lo que dejé atrás
todo es hermoso, fresco lleno de vida y de esperanza...
veo a lo lejos el horizonte, la mezcla de colores monte y mar.
Siento como mis alas crecen, queriendo ir mas allá
se sienten fuertes, vigorosas, llenas de energía
deseosas de conocer lo que se esconde
tras el paisaje que en su vuelo descubrieron
 prometiéndose  que nunca nadie las volverá a encadenar.

Extiendo mis alas, libres, fuertes, exuberantes.
Siendo el preámbulo de mi autentica liberación.

Lorea