MELANCOLÍA

Pobre de ti, ingenua melancolía...
Esclava por un amor absurdo,
Cautiva de un sentimiento mudo,
Ausente, abandonado al olvido.

Presa de una pasión turbulenta,
Que languidece mi piel fresca.

Despojada de todo razonamiento,
Ondulando a la deriva sobre el viento,
Sin futuro, sin edad ni tiempo.

Obstinada emoción de nostalgia,
Florece de mis marchitos ojos
Convertida en delicada lagrima
Que derrotada en mí se refugia.
¿Qué buscas sin tregua ni calma,
Sigilosa, acariciando mi cama?

¿Crees acaso que no te presagio,
Cuando recorres mi cuerpo inerte?
¿No concives que en su letargo te presiente?
¿Por qué te mortificas sino hay presente,
No ves que me afliges y he de añorarle?

¡Amiga mía! ¿Qué sentido tiene soñarle,
Si al nacer el alba he de olvidarle?
¿Para qué imaginar su mirada lacónica,
Clavada en la mía sin razón ni lógica?

Melancolía, en mi pecho sepultada,
Eternamente a mi piel encadenada,
¿Por qué me castigas, por qué te ensañas,
Si él no colmará de besos mi almohada,
Ni enjugará las gotas de lluvia de mi cara?

Soledad inmortal, indígena en mi alma,
¿Qué pretendes, qué fraguas a mis espaldas,
Trayéndolo  hasta mi cálida morada,
Convirtiendo la esencia por mí olvidada,
 En sugerente aroma de mujer enamorada?

Melancolía, desiste, abandona mi mente,
No la escondas más bajo tus albores.
No la agites con turbulentos rumores,
Para abandonarla sin alivio a su suerte.

!No me hagas falsas promesas, ni me hagas creer.!
En mi solapada soledad asumiré , que nunca le veré.

(Lorea)