Nuestras ideas y pensamientos son un reflejo de la realidad del mundo. Toda la información que tenemos nos llega a partir de un estímulo externo, el cual percibimos gracias al sistema sensorial (vista, oído, tacto, olfato y gusto). La información que filtramos con nuestros sentidos pasa posteriormente a ser procesada y modificada por nuestro cerebro para ser comprendida y almacenada mediante los símbolos y el lenguaje, en el caso de los seres humanos.

Pero...
¿qué pasa cuando nuestros sentidos nos engañan?
Descubre que no todo es lo que parece…