Gracias a ti…

¿Os habéis fijado cómo luce el sol esta mañana?... ¡que despistada!… a veces olvido que muchos de nosotros estamos en lugares y con horarios diferentes… aunque sé que eso no evita que sintamos esa cercanía que la distancia no logra entender.

¿Qué sabe ella de sentimientos, de emociones difundidos a través de unos cables?…
Bueno… la verdad… es que yo hasta hace relativamente poco tampoco tenía demasiado claro que dos almas pudieran abrazarse sintiéndose unidas en un espacio desconocido, donde muchas veces sólo las palabras, las voces calladas, los gritos silenciados y desesperados reclaman un poco de atención, de cariño…ahora sé que se puede dar el caso y que la verdadera amistad no conoce barreras para mostrarse ni entregarse.  

¡Dios mío! cuánta miseria y grandeza se encierran en el laberinto de las letras de un teclado.

Tal vez mucha gente no llegue a entender que la conexión a través de esta maraña de pantallas exista, pero es real, podemos sentir tantas emociones… tantas sensaciones… algunos me entendéis a la perfección y no seré yo quien trate de convencer al resto, las cosas han  de vivirse, de sentirse para emitir un juicio de valor.

Hoy no entraré a debatir  si es posible o no ese vínculo, quizás lo haga más adelante porque me habéis pedido que lo exponga para veros quizás reflejados, o llenar aún más ese libro de visitas con lo que pensáis, pero todo a su debido tiempo y en su momento… hoy sólo trato de pisar otro terreno…que va ligado a este mundo cibernético.
.
Hace un día precioso, y el lugar donde me encuentro lo hace aún más, el ático está iluminado por los primeros rayos de la alborada que se permiten el derecho a irrumpir sigilosamente a través de las ranuras de la ventana que permanece entornada para acariciarme y hacerme sentir la calidez de su abrazo, fuera escucho amortiguado por el cobijo de los árboles que me rodean  el ruido de los motores de los coches que a estas horas de la mañana circulan frente a la casa, todo huele diferente a la gran ciudad, adoro los lugares donde los montes se alzan arrogantes, mostrando todo su poderío provocándome una sensación que me hace estremecer, todo mi ser se impregna de la belleza y la majestuosidad de ese entorno que se emerge frente a mí sumergiéndome en otro periodo, otro tiempo, donde las musas acuden incesantes a mí devorándome.

¿Sabes? Desde que recibí tu último mail he estado pensando en escribir algo sobre ti, no he podido pedirte permiso (lo siento) me has hecho saber  que has  visitado mi rincón, y una vez más tus palabras de apoyo han tocado mi alma, las mismas que en su día fueron el elixir de mi libertad,  por eso lo primero que se me pasó por la mente fue dedicar un momento al recuerdo… a tu recuerdo, y aquella etapa en que estuviste presente, no podía dejar que en mi rinconcito faltara tu presencia dejándote excluido, (entiéndeme) tú fuiste uno de los pilares primordiales en lo que aconteció … (Siempre te mantuviste al margen , dejándome plena libertad para tomar mis decisiones, por eso una vez más haré uso de ella para que hoy veas la luz)… este instante sólo es por y para ti (Amigo mío)

Muchas cosas tuvieron que ver en aquel tiempo pero muy pocas personas, las circunstancias eran muy difíciles para que pudiera contar con nadie.
Mi vida se reducía a aprender a sobrevivir a sus mentiras (no era yo quien llevaba doble vida, lo supe demasiado tarde) y a su persecución sin tregua, me sentía como un roedor (suena mejor que rata, ¿no creeis? aunque tenga el mismo significado) de laboratorio al que se estudia con microscopio para ver cual es su reacción ante diferentes situaciones dejándole sólo en un  minúsculo habitáculo frente a una pequeña rueda para que pudiese distraerse y moverse, dándole algún pequeño premio si su comportamiento había sido el correcto o castigarle sino había hecho lo que se esperaba de él, ¡pero ¿sabes?olvidaste un pequeño detalle!, la capacidad de raciocinio y resistencia es algo innato en los humanos (y yo soy una persona, no una alimaña) logré muchas veces ir por delante de ti… (solo fué instinto de supervivencía ) ¿sorprendido? ya ves...

¡Perdóname amigo mío, me distraje un momento! vuelvo a ti…

¡Qué sabia es la vida!... y que pocas veces somos conscientes de ello, hoy sé que no llegaste a mí por casualidad, algo tan hermoso como tu amistad no pudo ser sólo fruto del azar… ¡tranquilo! no describiré todos los acontecimientos que se sucedieron, y no porque tuviésemos nada que ocultar sino porque me harían falta demasiados momentos para narrarlos todos y porque a veces los silencios hablan por sí mismos no haciendo falta ahondar para sacar a la superficie la importancia de las cosas.

Desde el primer momento el calor de tu amistad llegó hasta mí, (¿intuición?) si fue eso doy gracias (a lo que sea) por haber permitido que te cruzases en mi camino.

¡Amigo mío!
gracias a ti...   comencé a ser consciente de que la vida se inicia  por el respeto hacía uno mismo, gracias a ti… descubrí que tenía que intentar luchar por conseguir todo aquello que estaba a mi alcance por derecho y que yo no acertaba a ver (ni siquiera a imaginar) gracías a ti... pude vislumbrar que los sueños e ilusiones dejan de estar tan lejanos cuando eres capaz de tenerlos entre los dedos agarrandote fuerte al deseo de atraparlos, gracias a ti… fui capaz de caminar por un sendero cada vez más firme donde las arenas movedizas ya eran incapaces de devorarme por completo, gracias a ti… volví a creer que aquella mujer que un día fué aun seguía en mí, gracías a ti …  que percibiste mi calidad humana y te resististe a dejar que todo aquello  permaneciese oculto hoy estoy frente al mundo para poder recuperar a mí yo absoluto, porque me diste la fuerza, el valor y el coraje que rompió todos los moldes de una vida que ya no era la mía, fuiste mis ojos guiándome a través de la oscuridad cuando yo era incapaz de ver mas allá de mi miedo, fuiste calma en mis oídos para apagar las amenazas de otra voz, pañuelo de seda para secar mis lágrimas, si supieras cuanto fuiste para mí (estoy segura de que lo sabes) ¿a que sí?


¡Dios mío! Cuanto dolor y derrotas sufriste a mi lado sin una sola queja, nunca te rendiste a que tuviera la vida que merecía… por eso me protegiste física y mentalmente cuando viajaba perdida por ese fino hilo entre la cordura y la locura negándote una y otra vez a abandonarme a mi propio olvido, ahora soy feliz, vivo en plena libertad capaz de tomar mis decisiones no exentas a veces de errores pero sabiéndome consciente de que ello es parte del crecimiento y la superación, y todo…gracías a ti …(sécate la carita, se que estarás llorando)... yo también, ¿lo sabes verdad?

Puedo gritar con fuerza pero eso no dará más valor a mis palabras, este pliego en blanco que durante algunos minutos he intentado llenar de ti ¡amigo mío! darán fé de que creo en la AMISTAD (hombre, mujer) sin más límites que la entrega absoluta de un sentimiento puro  y sin ninguna otra pretensión…Tú me demostraste que por encima de todo esta el amigo, y TÚ lo serás siempre...

¡Lo que el resto del mundo piense es algo que ya ha dejado de ser relevante!  

(Lorea)