CORAZÓN MÍO

Prometo, corazón mío,
No volver a lastimarte.
Perdón clamo, sé que estás dolido.
No sé, sí alcanzaré mi cometido,
Indultamé,
y podré consolarte.
 
Sorbe mis palabras …ya todo es olvido.
!Sí, a ti te digo, a tí corazón herido!

No sufras más, corazón mío,
Envuélvete en mi pecho quebradizo.
 Abrázate a mí, fúndete conmigo.
Dame tu coraje, ahora que él se ha ido.


Redimiré la confianza perdida,
Retoñando mis estériles promesas.
Pérmiteme hablarte… corazón mío,
Escuchame … yo también he perdido.
Me siento tan sola… tan afligida
Dame tiempo… y sanará mi herida.

Créeme… intenté esquivar su saeta,
Pero atinó, y me alcanzó su embrujo.
Deseé paladear su boca de primavera
Y enlazarme a sus besos con ardiente nudo.

Me enhebré a su pecho como enredadera
Florecí en sus manos como simiente de lino
Permanecí en su espalda como fiel profeta
Anhelando su pasión y mi delirio.

Me incrusté en su piel como caracola.
Me convertí en prado, fui amapola.
Busqué su abrigo, como golondrina el nido.
Perdí la cordura, me arrebató el sentido,
Me despojó de todo, hasta de tus latidos.

Se me olvidó, olvidarme...
Lo sé... no debí enamorarme.
Si amarlo fue pecado,
Castiga mi castigo...
Pero no olvides corazón mío,
Que los dos fuimos culpables...
Que los dos hemos querido.
Que los dos le hemos amado.
Hasta rallar el delirio.

(Lorea)