AMANTES

Vibra con ímpetu su estirpe de mujer
Cuando bajo sus alas él la seduce.
Turbulencias palpitan bajo su piel,
Cuando entre caricias la embriaga de placer.
Torbellinos de pasión incontrolada
Brotan de ella como esquejes.
Cuando de besos frenéticos la envuelve
Ofreciéndole un universo a su enamorada.

Agitado latido se adivina tras su piel
Cuando su aroma lo cautiva sugerente
Y su instinto masculino inquietante  
Despierta perturbando su calma.
Desidia de los sentidos bajo sus manos
Anhelo absoluto, hombre con nombre
Entrega íntima entre las sábanas
Guareciéndose bajo ellas sus almas.

Suspiros y súplicas emergen de sus bocas…
Sus poros reclaman desesperados ternura
Caricias sin medida cargadas de pasión
Que siembran sus cuerpos de locura
Mecidos al unisono en armónica aleación.

Revoltoso aleteo de mariposas
Sacuden el firmamento flotante
Transitando por sus vientres expectantes
Entre multitud de fragancias mimosas
Que los agita, los envuelve y enloquece.

Delirio y ensueño de dos corazones amantes.
Cautivos y seducidos de una eterna amoción,
Que buscan cobijo en cualquier rincón
Donde dar sentido al alba, al ocaso
A la muerte, la vida, la oscuridad
La amargura, el llanto, la desesperación
Lo divino, lo sublime, el verdadero amor
Como jamás lo imaginaron antes.

Miradas cristalinas rompen el silencio
Cuando el tiempo se agota tras la penumbra.
Corpóreo  y tenaz sentido de nostalgia
Los cubre de un halo gélido de bruma.
Melancolía callada tras sus últimos besos
Enmudeciendo palabras llenas de promesas
Entre dos amantes etéreos que se buscan
.

Tantas cosas  por decir… tantas por ocultar
Tantas que reclamar… Tantas que silenciar…
Tanto por entregar… tanto por esperar…
Tantas... almas amantes sin despertar.

(Lorea)

Con cariño para ti, amiga mía.